lunes, 20 de marzo de 2017

[Próxima publicación]



[Del autor]

Periodista licenciado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Trabajó en el diario La República y actualmente labora en el diario El Comercio. Sus poemas han sido publicados en revistas de Literatura como Discursiva (2008), La Luna de Pierrot (2010) y en la antología de poetas jóvenes Catástasis (2009) de la editorial OREM de Trujillo.  Además, ha participado en talleres de los poetas Oscar Limache, Rosella Di Paolo, Carmen Ollé y Roger Santiváñez.

[Contratapa]

Qué significa un poema extraviado entre calles cuyos nombres no se recuerdan. Navegando entre las páginas de este poemario y utilizando sus propias imágenes podemos caer en la pregunta, dónde se encuentra la ciudad donde se ocultan las violetas, y sobre todo, esos versos que no buscan salvar a nadie. El autor explora desde dos miradas un mismo páramo. Transmuta su lenguaje de acuerdo a los temas que va mostrando como cuadros en una pared.
Quizás las líneas que concatenan este cuaderno de poemas y de voces, van y vienen para recodarnos que la poesía  es como un monosílabo de una ola que asciende hasta cubrir la última arena, así como escribe el vate. Estos poemas se desvisten para llevar un mensaje del color de un beso. Descubrir un poema para luego comentarlo siempre es una labor inefable, y ese descubrimiento no puede realizarse ni con mapas ni con brújulas.
Este libro es un hermoso jardín de criaturas diáfanas que nos permiten ver parte de nosotros mismos. Un buen inicio en este camino interminable de la escritura cuyas palabras, parafraseando a Octavio Paz, nos acercan y nos alejan de la realidad. (Alex Alejandro)


jueves, 8 de diciembre de 2016

[DIOS SE TRAGARÁ LA MUERTE]


Día: 
Lunes 19 de diciembre

Hora:
4:30 p.m

Lugar:
Universidad Nacional Federico Villarreal



[Del autor]

Carlos Castañeda estudió Literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV), Educación en la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle (UNE) y la Maestría en Literatura Peruana y Latinoamericana en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).
Ha participado en diferentes coloquios sobre literatura andina, realizando el I Coloquio Internacional Revisando los discursos andinos: Homenaje a Marcos Yauri Montero en el 2009. Ha publicado en el 2015 el poemario “Voz de hilo”.
En la actualidad cursa estudios de Filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y Derecho en la Universidad Privada del Norte (UPN).

[Contratapa]

Carlos Castañeda, al igual que José Carlos Mariátegui, es un alma agónica. En Dios se tragará la muerte, la insinuación idílica sirve como perfecta alegoría de las luchas internas del ser. Es una individualidad sin tapujos, con esa musicalidad en la reflexión que solo alcanzan los grandes poetas. Y por eso mismo persigue horizontes que abarcan fines más allá de la autoindulgencia. Es un brillante homenaje al humanismo del que tanto se carece por estos días. El reconocimiento del otro surge en la metafísica como sentido común, por ello el amor que expresa por Alejandrina es melancólico pero a la vez dulce. La universalidad de las artes nos sugieren que son la máxima expresión del ser, y es el hombre, como tal, el que debe estar a la altura de los tiempos. El poeta decide dar un paso hacia adelante y tomar como suyas las grandes afrentas de la historia humana: el miedo a la muerte, el sentido de temporalidad, la luchas de contrarios como motor histórico-existencial. Se erige como el hombre nuevo que vaticinó Mariátegui: pletórico de ternura lírica y de amor profundo por la humanidad. (Dante Morales)

[Comentario del libro]

Con versos de honda emoción, Dios se tragará la muerte de Carlos Castañeda reflexiona sobre el sentido de la muerte a partir de la irreparable pérdida de la figura materna. Entre el ascenso del alma a la eternidad y el desconsuelo que abate al yo lírico, asistimos a momentos de intensa reflexión que afloran mediante el permanente recuerdo de Alejandrina, el ser amado. Concebido como un discurrir en cuyo curso se va revelando el trance interior de la voz lírica, la evocación despliega toda su intensidad mediante un lenguaje que halla en la imagen, la metáfora, la invocación y la pregunta el camino para poder expresar sentimientos encontrados. La ausencia de la madre origina un sentimiento de vacío que retrotrae al presente imágenes del pasado en las que se puede apreciar el calor familiar, el cobijo materno, el lazo umbilical, la cotidianeidad en el hogar. Estas imágenes se conjugan en el juego de voces que conforman el discurso poético hasta alcanzar un cierto tono metafísico con que se impregnan las reflexiones acerca de la vida, la muerte, el tiempo, el ser, el amor. Los versos se elevan como una plegaria que expresa el verdadero significado de la madre y el deseo del yo lírico ansiando su regreso. Las preguntas, la duda, la invocación, el deseo se entrecruzan. El fin del trance está por venir: la esperanza en el regreso del ser querido se hace posible, pues Dios se ha tragado la muerte y ha acabado, así, con el tiempo, la finitud y el sufrimiento. (Nécker Salazar Mejía)

[Presentadores]

* Eduardo Reyme
* Dante Morales
* Maynor Freyre
* Necker Salazar

miércoles, 8 de junio de 2016

Conferencia literaria: "Leer o morir"

Día: 10 de junio
Hora: 4:30
Lugar: Colegio Alexander Von Humboldt de Pisco
Organiza: Colegio Alexander Von Humboldt y editorial Vivirsinenterarse


domingo, 24 de abril de 2016

[Próxima publicación]



“Poblado de ficciones ágiles y muy inteligentes, Dennis Arias nos trae Transmutaciones, una colección de relatos que aborda una diversidad temática, donde destacan los sucesos insólitos e inquietantes. En estos cuentos asistimos a un homenaje indirecto a Borges, Vargas Llosa, incluso Ribeyro y Cortazár. Desfilan en sus páginas sociedades secretas, transformaciones insólitas, reconfiguraciones delirantes del fútbol, la relación paterna, amical, de pareja y lo mitológico como signo simbólico de lo fantástico en nuestras vidas. Este libro son como los buenos sismos: no deja nada en su sitio”. Pedro Novoa.

“Martin Amis dice que entrar a un relato es como entrar a una casa. Algunos narradores te hacen pasar por la puerta grande y otros te introducen por la ventana. Habría que agregar que hay quienes solo dejan una luz encendida durante varios días o hacen ruidos extraños y entonces el lector se ve impulsado a meterse a hurtadillas, sin que nadie lo haya invitado. Los catorce cuentos de este libro de Dennis Arias parecen ensayar todas esas posibilidades, pero una vez que se está adentro, siempre sucede lo mismo: la maquinaria narrativa avanza de una manera admirable y subyugante y el lector sale de este lugar con las emociones magnificadas o revolucionadas, pero con la certeza también de que es imperioso volver a entrar”. Marco García Falcón.

“Con esta excelente prosa narrativa, Dennis Arias nos ha concedido el sueño de tener una propia existencia, una existencia más allá de las palabras”. Giuliana Catari.